Prevención de lesiones

Una lesión es una consecuencia pero... ¿Cuál es la causa?

Prevención de lesiones

¿Por qué se producen las lesiones?

Tanto los factores extrínsecos como intrínsecos pueden aumentar el riesgo de lesión. Los factores intrínsecos incluyen deficiencias biomecánicas, que incluyen mal alineamiento de las extremidades, desequilibrios musculares, procesos degenerativos y otros factores anatómicos. Los factores extrínsecos incluyen errores de entrenamiento, técnica defectuosa, malas condiciones ambientales, de los elementos de entrenamiento o del terreno.

Nosotros, desde Performance Training, nos centraremos en los factores intrínsecos ya que, habitualmente, son los que se encuentran bajo el control de la persona y/o deportista.

Los factores intrínsecos, por ejemplo, las deficiencias a nivel de movilidad y estabilidad, llevan al desarrollo de patrones de movimiento compensatorios para superarlas. Estos patrones de movimiento deficientes se utilizan subconscientemente cuando se realizan tareas futuras, lo que a su vez conlleva a un incremento de dichas deficiencias lo que conlleva un gran aumento del riesgo de lesiones.

La lesión previa es uno de los factores de riesgo más importantes que predispone a las personas a sufrir lesiones. Una disminución en la aportación propioceptiva se produce si una lesión no se trata o se trata de manera inapropiada. Una interrupción en la propiocepción afectará negativamente las conductas del patrón de movimiento. La movilidad alterada, la estabilidad o las asimetrías en el movimiento finalmente conducen a patrones de movimiento compensatorios, aumentando el riesgo de lesiones.

El riesgo de lesión aumentará en las siguientes condiciones:

  • Calentamiento insuficiente o inadecuado
  • Recuperación insuficiente
  • El estímulo de entrenamiento no es progresivo y regular
  • Deficiencias mecánicas

Las deficiencias biomecánicas pueden contribuir a lesiones cuando se combinan con otros factores que pueden afectar negativamente la integridad de las articulaciones (por ejemplo, hipermovilidad, debilidad estructural, adaptación insuficiente de estructuras articulares o musculares, fatiga, sobreentrenamiento agudo o crónico , etc. ) Por ejemplo, la hipermovilidad no produce inestabilidad articular a menos que los estabilizadores secundarios no funcionen adecuadamente y ocurran los síntomas.

Por todo ello, a través de la valoración funcional de la persona, desarrollamos un programa orientado a evaluar y corregir las posibles causas lesionales y evitar su reproducción en el futuro.

¿Por qué no juzgas por ti mismo/a?

A continuación, puedes observar una parte de uno de nuestros programas. Esto forma parte del dossier que recibirás al contratar uno de nuestros programas online de entrenamiento personal.

Me interesa

¿Cómo puedo contratarlo?
Ir a la barra de herramientas