Entrenamiento funcional

Te enseñamos a moverte mejor

Entrenamiento funcional y calidad de movimiento

En el entrenamiento actual orientado a la salud, existe la tendencia de dar una orientación más funcional a los ejercicios de entrenamiento, no obstante, este concepto de funcionalidad, ha sido en muchos casos malinterpretada y en otro “manipulada” y mercantilizada para proponerla como panacea y “nuevo” método de entrenamiento.

El entrenamiento funcional está definido en base a aquellos movimientos integrados y multiplanares que implican aceleración conjunta, estabilización y deceleración, con la intención de mejorar la habilidad del movimiento, de la fuerza de la zona del core (hombros, caderas y zona abdominal) y la eficiencia neuromuscular. Así la justificación para dicho tipo de entrenamiento se basa en una mayor aplicación para las actividades ¿cotidianas? y el empleo de ejercicios o actividades “naturales”.

No obstante, hay que tener en cuenta que las actividades naturales en la sociedad actual, serán y son distintas de los movimientos que podrían realizarse hace 1000, 100, 50 e incluso 10 años y que dicha “naturalidad” (cotidiana, repetida, etc.) será distinta en cada caso de la propia actividad del sujeto (¿debería entrenar igual un conductor de transporte que un albañil o una peluquera?).

Por ejemplo, un entrenador que trabaja con un albañil que ha sufrido una lesión, le enseñará a levantar cajas, arrastrar la carretilla, tirar de la polea para elevar cubetas, dejar materiales pesados en el suelo; en definitiva, fortalecer los grupos musculares principales y auxiliares para poder corregir y mantener una postura correcta y eficiente durante sus tareas principales. Esto es entrenamiento funcional.

Como objetivo importante, dentro del entrenamiento funcional estará el desarrollo de una correcta higiene postural y su aplicación a todas las situaciones cotidianas, desde la manera de llevar la compra, entrar en un vehículo, hasta la manera de conseguir una buena postura de descanso nocturno.

Los ejercicios libres presentan una mayor transferencia sobre le rendimiento atlético que los realizados con máquinas.Además la realización de dichos ejercicios libres supone una mayor incidencia sobre los niveles de coordinación intermuscular, integración neurológica, etc. Debemos considerar todo el conjunto de factores que integran el movimiento humano.

De alguna manera, podríamos afirmar, que las activaciones analíticas (aisladas) de un músculo no existen, los movimientos implican la concurrencia de agonistas, estabilizadores, etc. (sinergia muscular), pudiendo establecer el trabajo muscular en forma de cadenas musculares.

Resumiendo, el entrenamiento funcional debe tener un efecto positivo en la actividad o deporte que se practica, desde las actividades más normales que podemos realizar en el día a día hasta el deporte de alto rendimiento. El entrenamiento funcional adopta la multi-faceta y un acercamiento integrado para mejorar la fuerza y el acondicionamiento total de aquellos que lo utilizan.

El entrenamiento funcional debe integrar todos los aspectos del movimiento humano. Para llegar a tener un entendimiento completo de este acercamiento, lo que hacemos es analizar el detalle los patrones de movimiento humano y detectar desequilibrios, compensaciones, etc. para posteriormente corregirlas a través de programas de entrenamiento específicos y altamente individualizados.

Quiero más información

Si tienes cualquier duda o deseas contratar el servicio, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario

Confirmo que he leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad

Ir a la barra de herramientas